63ª reunión de la Comisión Regional para las Américas Seminario internacional sobre el empoderamiento de la mujer en el sector turístico

12/04/2018
Asunción (Paraguay)

 

Estimada Ministra Marcela Bacigalupo, nuestra anfitriona.

Muchas gracias por acogernos de forma tan especial y por tu liderazgo ejemplar.

Estimadas ministras y ministros

Delegaciones aquí presentes

Estimados amigos y amigas

La equidad de género no es un tema aparte, sino un compromiso de todos que debemos cumplir todos los días.

Sin equidad, no hay el desarrollo.

Nuestro sector emplea hasta el 10% de la fuerza laboral del mundo. Tenemos la obligación y la oportunidad real de generar más y mejores oportunidades de empoderamiento de la mujer.

Según la CEPAL, en América Latina y el Caribe hay unas 630 millones de personas. Un poco más de la mitad son mujeres.

Según el Banco Mundial, esta distribución entre géneros se mantiene a lo largo de todo el continente, desde Alaska hasta Tierra del Fuego.

En ningún país la población femenina es inferior al 49% y en muchos es del 50%. Uruguay, aquí en el Cono Sur, lidera la lista, con 52% de mujeres entre su población total.

Debemos y podemos dar respuesta a esta realidad si queremos que nuestras estructuras económicas sean un reflejo de nuestra naturaleza social.

Lo contrario equivale a una discriminación de la mujer y perjudica a nuestras comunidades, organizaciones, empresas y sociedades en su conjunto. En fin, perjudica a nuestro desarrollo.

Como dijo recientemente el Secretario General de las Naciones Unidas Antonio Guterres: la equidad de género y el empoderamiento de las mujeres es la gran asignatura pendiente de nuestro tiempo y el principal reto de los derechos humanos en todo el mundo.

La igualdad real y efectiva de la mujer es una tarea conjunta.

Exige la participación activa de hombres y mujeres para avanzar en el empoderamiento económico de las mujeres y su mayor presencia en los puestos de toma de decisión.

Es una lucha de toda la sociedad porque es una lucha que será en beneficio de todos.

El turismo representa a un sector transversal como pocos y no puede quedarse de brazos cruzados.

Participamos de manera directa e indirecta en casi todos los ámbitos de la economía y la sociedad.

Nuestra fuerza como sector económico nos obliga también a asumir responsabilidad social.

Recordando los principios del Código Ético Mundial para el Turismo, debemos responder a los desafíos sociales ya que solo así seremos un sector relevante para la sociedad.

Quiero reiterar el compromiso de la OMT, y el mío como su secretario general, con la equidad de género, cumpliendo nuestra responsabilidad como agencia de las Naciones Unidas de avanzar nuestra contribución a los Objetivos de Desarrollo Sostenible – en especial el Objetivo Numero 5 que define como meta para 2030 “Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas”.

Creemos que la igualdad entre los géneros no es solo un derecho humano fundamental, sino la base necesaria para conseguir un mundo pacífico, próspero y sostenible.

El empoderamiento de la mujer en el sector turístico es un deber y un beneficio para todos.

Confío en el éxito de este seminario y agradezco a todos los que hoy comparten con nosotros vuestro conocimiento y experiencia para que hagamos una contribución real al empoderamiento de la mujer en el sector turístico.

Muchas gracias.